A la Junta General de Accionistas de Suomen Rahapaja Oy

Informe de auditoría

Auditoría de las cuentas anuales

Informe

Hemos auditado las cuentas anuales de Suomen Rahapaja (NIF 0912125-5) del ejercicio 1.1. – 31.12.2017. Las cuentas comprenden el balance, cuenta de resultados, cuadro financiero y anexo tanto del Consorcio como de la Sociedad.

De acuerdo con nuestra opinión, las cuentas anuales expresan una imagen fiel y suficientemente amplia sobre el resultado y situación financiera tanto del Consorcio como de la Sociedad de acuerdo con la normativa vigente en Finlandia sobre la materia, y cumple con todos los requisitos legales aplicables.

Fundamentos del dictamen

Hemos efectuado la auditoría de cuentas siguiendo las buenas prácticas de auditoría aplicadas en Finlandia. Las obligaciones de ellas derivadas son descritas con más detalle bajo la rúbrica Responsabilidades del auditor en la auditoría de cuentas anuales. Tal como dictan los principios éticos aplicables en Finlandia, somos plenamente independientes de la sociedad matriz y del Consorcio, y hemos cumplido todas nuestras obligaciones éticas derivadas de estos principios. Consideramos que hemos obtenido la evidencia contable suficiente y adecuada para fundamentar nuestra opinión.

Responsabilidades del Consejo de Administración y el Consejero Delegado por las cuentas

Es responsabilidad del Consejo de Administración y el Consejero Delegado que las cuentas sean formuladas de tal manera que la información en ellas contenida sea correcta y suficiente y que cumpla con la normativa vigente en Finlandia sobre la elaboración de las cuentas anuales e informe de actividades. Además, el Consejo de Administración y el Consejero Delegado son responsables de la implantación de aquellos procesos de control interno que estimen oportunos para garantizar que no se produzcan inexactitudes importantes, ya fuera por error o por fraude, en la formulación de las cuentas. Basándose en los procedimientos de elaboración de información financiera antes mencionados, el Consejo de Administración y el Consejero Delegado deberán elaborar las cuentas anuales aplicando el principio contable de empresa en funcionamiento, a menos que tuvieran intención de proceder a la liquidación de la Sociedad o al cese de las operaciones, o bien no les quedara otra alternativa real que hacerlo.

Responsabilidades del auditor en la auditoría de cuentas anuales

Nuestro objetivo es lograr un nivel de seguridad razonable sobre si las cuentas contienen inexactitudes importantes por error o por fraude, y emitir un informe de auditoría que incluye nuestro dictamen. Una seguridad razonable constituye un alto nivel de seguridad, pero no garantía absoluta, por lo que podríamos no haber detectado algún error o fraude a pesar de haber efectuado la auditoría siguiendo las buenas prácticas de auditoría. La información financiera podría contener inexactitudes debidas a fraude o error, las cuales se consideran materiales cuando, de forma individual o agregada, pudiera razonablemente preverse que fueran a condicionar las decisiones económicas adoptadas por los usuarios en base a estas cuentas anuales.

Las buenas prácticas de auditoría implican que usemos nuestra discreción profesional y tengamos una actitud de escepticismo profesional durante todos los trabajos de auditoría. En adición:

  • Evaluamos e identificamos los riesgos de información sustancialmente incorrecta en las cuentas por error o fraude, planificamos y adoptamos medidas de auditoría en función de tales riesgos y obtenemos la evidencia contable suficiente y adecuada para este fin. El riesgo de no detectar una inexactitud relevante cometida por fraude es superior al riesgo de cometer una inexactitud por error, ya que el fraude puede implicar colusión, falsificación, omisión intencionada, tergiversación o ignorar los procesos de control interno.
  • Formamos nuestra opinión sobre los procesos de control interno relevantes para los trabajos de auditoría para diseñar los procedimien¬tos de auditoría más adecuados a las circunstancias, pero no con la finalidad de expresar una opinión sobre la efectividad del control interno de la Sociedad Matriz o del Consorcio.
  • Extraemos conclusiones sobre la idoneidad de los principios seguidos en la formulación de las cuentas y del carácter razonable de las estimaciones contables e informaciones relacionadas.
  • Evaluamos si es oportuno que los administradores y el Consejero Delegado hayan formulado las cuentas siguiendo el principio contable de empresa en funcionamiento, y basándonos en la evidencia contable obtenida determinamos si existe un nivel de incertidumbre importante con respecto a acontecimientos o circunstancias que pudieran plantear dudas razonables sobre la capacidad de la Sociedad para seguir en funcionamiento. Si concluyéramos que existe un nivel de incertidumbre importante, deberemos expresarlo en nuestro informe de auditoría reflejando las informaciones relacionadas en los estados financieros, o si dichas informaciones no son adecuadas, modificar nuestra opinión. Nuestras conclusiones se basan en las evidencias contables obtenidas hasta la fecha del informe de auditoría. No obstante, acontecimientos o situaciones futuras podrían determinar que el funcionamiento de la Sociedad o del Consorcio se viera afectado.
  • Evaluamos la presentación, la estructura y el contenido, considerados en su conjunto, incluidas las informaciones reveladas, y evaluamos si las cuentas representan las operaciones y acontecimientos subyacentes de tal forma que reflejen la imagen fiel del patrimonio, de la situación financiera y de los resultados.
  • Obtenemos evidencia contable suficiente y adecuada sobre la información económica relativa a las entidades del Consorcio y sus operaciones para poder emitir nuestro dictamen sobre el estado financiero del Consorcio. Respondemos de la dirección, control y elaboración de la auditoría del Consorcio. La responsabilidad del dictamen de auditoría de únicamente nuestra.
  • Comunicamos a los órganos de administración, entre otras cuestiones, el alcance y la planificación previstos de los trabajos de auditoría, así como las observaciones importantes, incluidas cualesquiera observaciones importantes relativas a los procesos de control interno identificadas durante la auditoría.

Otras obligaciones de informar

Demás informaciones

La responsabilidad de las demás informaciones, que comprenden el informe de actividades, corresponde al Consejo de Administración y el Consejero Delegado, y aquellas informaciones no son evaluadas en nuestro informe de auditoría.

Nuestra obligación es leer la información contenida en el informe de actividades y el informe anual durante los trabajos de auditoría y evaluar si está claramente en contradicción con aquella información que hemos obtenido al efectuar la auditoría o si parece contener inexactitudes relevantes. También es nuestra responsabilidad evaluar si el informe de actividades está elaborado acuerdo con la normativa aplicable.

Según nuestra opinión la información contenida en el informe de actividades, el informe anual y las cuentas anuales es coherente, y el informe de actividades está elaborado de acuerdo con la normativa aplicable.

Si, basándonos en los trabajos de auditoría realizados, llegamos a la conclusión de que en el informe de actividades hay inexactitudes relevantes, es nuestra obligación informarlo. En este sentido no tenemos nada que informar.

Otros dictámenes

Estamos a favor de la aprobación de las cuentas anuales. La propuesta del Consejo de Administración sobre el tratamiento de la pérdida reflejada en el balance concuerda con las disposiciones de la Ley de Sociedades Anónimas. Estamos a favor de la aprobación de la gestión de los miembros del Consejo de Administración y el Consejero Delegado.


Helsinki, a 21 de marzo de 2018

Ernst & Young Oy

Entidad auditora


Antti Suominen

Auditor responsable